Plan de inversión

Hasta este momento hemos imaginado nuestra idea de negocio sin reparar en gastos, pero ha llegado el momento de pensar en el dinerito que nos va a costar prestar nuestro servicio o elaborar nuestro producto. Y eso, en un plan de negocio se llama Plan de Inversión.

El Plan de Inversión muestra qué cantidad de dinero necesitas para iniciar tu negocio.

Este Plan de Inversión incluye por un lado, los bienes y derechos imprescindibles para que la empresa produzca un bien o preste un servicio que han de permanencer de manera permanente en la empresa, y a los que daremos en llamar Activo no corriente, entre los que tendríamos:

– Edificios: terrenos, obra civil, reformas, traídas y acometidas de luz, agua…
– Proyectos técnicos: de obra, ingeniería…
– Instalaciones: eléctricas, de agua, de seguridad, generadores térmicos…
– Maquinarias.
– Mobiliario.
– Equipos Informáticos.
– Elementos de transportes.
– Equipamientos.

También incluye bienes intangibles y derechos necesarios para la producción de tus bienes y servicios (Activo Inmaterial), como:

-Derechos de traspasos.
-Fondo de comercio.
-Coste de franquicia (canon).
-Nombre Comercial, Marca.
-Modelo de Utilidad, Patentes.
-Fianzas.
-Aplicaciones informáticas.

Por otro lado, incluye otros elementos necesarios para la fabricación del producto o la prestación del servicio que van a permanecer durante un tiempo limitado en la empresa, que llamaremos Activo corriente, entre los que podríamos contar:

– Existencias iniciales de materias primas,
– envases y embalajes y la
– Tesorería inicial, cantidad de dinero estimado para mantener la actividad durante los primeros meses en función de cómo se produzcan los cobros y pagos.

¿Qué tenemos que hacer?

– En primer lugar relacionar todos y cada uno de los elementos que necesitamos para poner en marcha la empresa.
– Después tendremos que atribuir un valor económico a cada uno de esos elementos.
– Finalmente ordenaremos nuestras inversiones utilizando una tabla como esta que ya he compartido con vosotros para que hagáis una copia y trabajéis sobre ella.

Cuando lancemos nuestro proyecto en algún momento tendremos que buscar una imagen con la que nos asociarán nuestros clientes o usuarios. Esta imagen la aplicaremos a un cartel, una tarjeta, nuestra web, o múltiples elementos. Aquí corremos el peligro de pedir “al de la imprenta que nos “ponga cualquier cosa” y claramente suele ser un error, no porque vaya a realizar mal su trabajo, si no porque  no lo hará pensando en tus características y acabarás teniendo la misma imagen que el de otras empresas de tu zona.

En resumen el logotipo es nuestra representación gráfica.

Algunas sugerencias prácticas para pensar en tu logo:

  • Debe partir de los valores y mensajes de tu marca.
  • No uses nunca mas de 3 colores.
  • La simplicidad es la clave, a veces nos complicamos demasiado.
  • Escoge una fuente tipográfica que pueda leer incluso tu abuela.
  • No uses efectos especiales (degradados, sombras, reflejos y destellos de luz).
  • El logo debe tener alguna conexión con lo que representa.
  • Mira los de tu competencia para que el tuyo sea único en su entorno, sector,…
  • Puedes añadir elementos de tu trabajo (entornos, herramientas, iniciales,…)
  • Confirma que el logotipo resulta atractivo al menos para 3 o mas personas distintas.

Echad un vistazo a este post en el que se cuenta la historia de algunos de los logotipos más conocidos

Y si quieres comprobar cuánto sabes de logos haz una prueba descargándote, Logos Quiz para Android o Logos Quiz para iPhone.

El resultado que espero: un logotipo para vuestra empresa. Las herramientas a utilizar: como siempre, vuestra creatividad, lápiz, rotuladores, papel y si lo preferís alguna de estas herramientas on line: Vistaprint, XARA, Logocreator, Logomaker.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *